Abgebildet ist ein Kreislauf einer Recycling Styroporverpackungsbox.

MÁS RECICLAJE

Noticia 20.09.2019

STOROPACK DESVELA PROTOTIPOS REALIZADOS CON Styropor® Ccycled, LA NUEVA MATERIA PRIMA RECICLADA QUÍMICAMENTE

Es posible producir embalajes protectores de alta calidad utilizando la materia prima procedente del reciclaje químico, como demostró el especialista en embalajes protectores Storopack durante la fase piloto del proyecto ChemCycling de BASF. En una conferencia de prensa justo antes de K 2019, la feria más grande del mundo para la industria del plástico y el caucho, Storopack presentó a principios de julio los primeros prototipos de este proyecto junto con BASF y las otras tres empresas asociadas: Jaguar Land Rover, Südpack y Schneider Electric. BASF seleccionó a Storopack para probar la nueva materia prima en la producción de embalajes de EPS, que Storopack usó para fabricar una solución de sistema preautorizada para el transporte de productos farmacéuticos sensible a la temperatura, así como una innovadora caja aislante para el transporte de alimentos tales como pescado fresco. Ambos prototipos ofrecen un alto rendimiento en toda la línea, con el mismo elevado nivel de calidad que las soluciones de embalaje de Storopack convencionales producidas a partir de EPS. También cumplen los exigentes requisitos de higiene y garantizan una aplicación segura para alimentos.

Abriendo nuevos caminos en la economía circular
«Lo que realmente nos convenció fue el hecho de que Styropor® Ccycled se puede utilizar en envases para productos alimentarios. Ya existe una variedad de opciones de reciclaje para Styropor®, y ChemCycling puede aumentar aún más el volumen de reciclaje», explica Hermann Reichenecker, director ejecutivo de Storopack. El proceso de ChemCycling extrae gas de síntesis o aceite de pirólisis a partir de residuos plásticos mixtos. A continuación, ambos se pueden utilizar como materia prima para la industria química, por ejemplo, para producir Styropor® Ccycled, que ofrece una alternativa al EPS convencional para la producción de embalajes protectores. Por lo tanto, el reciclaje químico representa una alternativa más sostenible a la incineración y al vertedero, algo todavía permitido en algunos países europeos. «Como resultado, ChemCycling también hace posible reciclar embalaje de poliestireno mezclados con otros plásticos contaminados. Además del reciclaje mecánico, ChemCycling también puede contribuir a cerrar el ciclo de materiales», explica Klaus Ries, vicepresidente de gestión de negocios globales para espumas estirénicas en BASF. Estos productos cuentan con la certificación ecoloop, lo que demuestra que contribuyen a la economía circular al utilizar residuos plásticos en el proceso de producción. Storopack y BASF están abriendo nuevos caminos juntos cuando se trata de reutilizar plásticos. Pero entre la fase piloto y la madurez para el mercado, deben aclararse los aspectos tecnológicos y económicos y los asuntos regulatorios. «Esperamos que los enfoques de reciclaje químico y equilibrio de masas se puedan incorporar en el cálculo de las metas y tasas de reciclaje lo antes posible, ya que esta es la única forma de aumentar las tasas de reciclaje de manera razonable y permanente sin sacrificar la calidad», agrega Ries.

Para Storopack, la atención se centra en la sostenibilidad y una producción que ahorre recursos. Este especialista en embalajes protectores está comprometido con una alta proporción de materiales reciclados en la mayor cantidad de productos posible, así como con una alta reciclabilidad. «En la actualidad, generamos aproximadamente el 25 % de nuestras ventas con productos fabricados con materias primas recicladas o renovables», asegura Hermann Reichenecker. Storopack también participa en iniciativas para combatir los residuos plásticos, como la Alianza para acabar con los residuos plásticos, Big Blue Ocean Cleanup y Operation Clean Sweep.